Existen más de un millón de asteroides conocidos hasta ahora

La mayor parte de estos antiguos escombros espaciales se pueden encontrar orbitando nuestro Sol entre Marte y Júpiter, dentro del cinturón principal de asteroides.

25
Existen más de un millón de asteroides conocidos hasta hora
Foto:

Los asteroides, a veces llamados planetas menores, son restos rocosos que quedaron de la formación inicial de nuestro Sistema Solar hace unos 4,600 millones de años. A julio de 2021, el recuento de asteroides conocidos es 1 millón 097,148.

La mayor parte de estos antiguos escombros espaciales se pueden encontrar orbitando nuestro Sol entre Marte y Júpiter, dentro del cinturón principal de asteroides.

“Los asteroides varían en tamaño desde Vesta, el más grande, con alrededor de 530 kilómetros (329 millas) de diámetro, hasta cuerpos que tienen menos de 10 metros (33 pies) de ancho. La masa total de todos los asteroides combinados es menor que la de nuestra Luna“, dice un comunicado.

Te recomendamos: La NASA aprueba sistemas satelitales desarrollados en México

La mayoría de los asteroides tiene formas irregulares, aunque algunos son casi esféricos y, a menudo, tienen hoyos o cráteres. A medida que giran alrededor del Sol en órbitas elípticas, los asteroides también giran -a veces de manera bastante errática- cayendo a medida que avanzan. Se sabe que más de 150 asteroides tienen una pequeña luna compañera (algunos tienen dos). También hay asteroides binarios (dobles), en los que dos cuerpos rocosos de tamaño similar se orbitan entre sí, así como sistemas de asteroides triples.

Composición

Las tres amplias clases de composición de asteroides son los tipos C, S y M.

  • Los asteroides de tipo C (condrita) son los más comunes. Probablemente se componen de rocas de arcilla y silicato, y tienen apariencia oscura. Se encuentran entre los objetos más antiguos del Sistema Solar.
  • Los tipos S (“pedregosos”) se componen de materiales de silicato y níquel-hierro.
  • Los tipos M son metálicos (níquel-hierro). Las diferencias en composición de los asteroides están relacionadas con cuán lejos del Sol se formaron. Algunos experimentaron altas temperaturas después de formarse y derretirse parcialmente, con el hierro hundiéndose hacia el centro y forzando la lava basáltica (volcánica) a la superficie.

Las órbitas de los asteroides pueden cambiar por la gravedad masiva de Júpiter y por encuentros cercanos ocasionales con Marte u otros objetos. Estos encuentros pueden sacar asteroides del cinturón principal y lanzarlos al espacio en todas direcciones a través de las órbitas de los otros planetas. Asteroides perdidos y fragmentos de asteroides se han estrellado contra la Tierra y otros planetas en el pasado, desempeñando un papel importante en la alteración de la historia geológica de los planetas y en la evolución de la vida en la Tierra.

Los científicos monitorean continuamente los asteroides que cruzan la Tierra, cuyos caminos se entrecruzan con la órbita de nuestro planeta, y los asteroides cercanos a la Tierra que se acercan a la distancia orbital de esta dentro de unos 45 millones de kilómetros (28 millones de millas) y pueden representar un peligro de impacto.

También lee: IPN realiza con éxito segundo vuelo suborbital con la NASA


En Vivo