Andrew Cuomo cae al ‘vacío’ por muertes en geriátricos de Nueva York

Más de 15,000 personas murieron en geriátricos de Nueva York desde el comienzo de la pandemia, cifra desconocida que afecta al gobernador Andrew Cuomo.

13
Andrew Cuomo cae al ‘vacío’ por muertes en geriátricos de Nueva York
Foto: EFE

Más de 15,000 personas murieron en geriátricos de Nueva York desde el comienzo de la pandemia por el coronavirus o Covid-19, una de las cifras más altas de Estados Unidos (EU) y no conocida hasta el momento ahora por un “vacío” informativo que admitió el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Cuomo emergió como un héroe de la lucha contra la Covid-19 en EU la primavera pasada, con una agresiva estrategia que a menudo pisó los talones al Gobierno de Donald Trump y la Alcaldía de Bill de Blasio, pero siempre entre el eco de las críticas por su actuación en las residencias de mayores.

En marzo del año pasado impuso una norma (que fue revocada en mayo) para impedir a las residencias de ancianos rechazar a los pacientes positivos por la Covid-19 si eran estables, esto para evitar que se saturaran los hospitales, lo que trajo de vuelta a los hogares para personas vulnerables a residentes potencialmente infectados con el virus.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, publicó hace un mes un informe que concluía que el estado no contabilizó miles de muertes por la Covid-19 de residentes geriátricos como tales, porque tuvieron lugar en hospitales a los que fueron trasladados; mientras, que el Gobierno federal investiga la gestión de Cuomo.

El “mea culpa” del líder demócrata durante esta semana ha consistido en decir que no se ocultaron los datos, sino que se produjo un “vacío” informativo que fue “llenado con escepticismo, cinismo y teorías de la conspiración que han aumentado la confusión” del público y de familias de muertos en las residencias, quienes piden explicaciones.

Te puede interesar: Nueva York aplica el 83% de vacunas y pide más abastecimiento ante demanda

Son horas bajas para el veterano gobernador de Nueva York, quien ya pasó de verse en papeletas a la Casa Blanca a recibir la espalda de los demócratas y republicanos, mientras el estado se adentra en su segundo año de pandemia moderando el impacto pero con 1.59 millones de contagios y 46,800 muertes acumuladas.

Nace una estrella…

Durante los peores meses de la pandemia por coronavirus en Nueva York, el gobernador compareció incansablemente y a diario en ruedas de prensa para divulgar las últimas cifras de contagios y muertos, así como para presentar las medidas de contención “basadas en hechos”, explicándolas con un enfoque didáctico y anécdotas personales.

A finales del verano, la popularidad de Cuomo creció a un ritmo inversamente proporcional al del virus: el momento ideal para empaquetar sus “lecciones de liderazgo” en un libro que escaló las listas de “bestsellers” y consolidó su imagen como gestor de crisis mientras en el resto de EU predominaba el descontrol.

La guinda del pastel fue un premio Emmy para el que la Academia de las Artes Televisivas y Ciencias rompió su tradición reconociendo a un político no ficticio y en activo por sus intervenciones en la pequeña pantalla, con las que creó una historia con “personajes, tramas e historias de éxito y fracaso”.

La crisis que lo elevó al estrellato era un arma de doble filo y el gobernador ahora afronta que se le retiren los poderes ejecutivos que otorga el estado de emergencia e incluso que un posible juicio político, además de recibir el veto de CNN para ser entrevistado por su hermano, el presentador Chris Cuomo.

…y cae en picado

Aunque recientemente lanzó un plan para mejorar la transparencia en las residencias de adultos mayores, Cuomo sigue con la presión por las dimensiones de la crisis en los geriátricos; esta semana, los legisladores estatales podrían adoptar una medida para despojarlo de los poderes de emergencia que tiene.

También contribuyó al lastre de su imagen que se comenzaron a ventilar, incluso por parte de congresistas de su propio partido (como Ron Kim, de Queens), las técnicas agresivas del gobernador para imponer su voluntad, que de acuerdo con fuentes reveladas por medios locales, Cuomo actúa sembrando “miedo” y amenazando con terminar con la carrera de quien se le cruza en el camino.

Contra Cuomo se han posicionado demócratas notables desde Alexandria Ocasio-Cortez, una de las congresistas más influyentes del ala progresista, quien apoya a sus colegas en el reclamo de una “investigación completa”, hasta el alcalde neoyorquino Bill de Blasio, con quien comparte una larga enemistad.

El broche definitivo a la caída de su popularidad fue su inclusión como villano este fin de semana en el programa “Saturday Night Live”, que ya no cuenta con un presidente Trump como diana para lanzar dardos, y en el que fue interpretado como un político temperamental e impenitente.

Te puede interesar: Casos de Covid-19 en NY suben a niveles no vistos desde abril

Con información de EFE


En Vivo