Robar la luz con “diablitos” es delito y así se castiga

281
CFE
CFE

Seguramente has escuchado de alguien que tiene un “diablito” para no pagar la luz, tal vez tú seas esa persona o te lo hayan ofrecido a ti, pues eso es un delito y aunque no lo creas, la Comisión Federal de Electricidad puede darse cuenta de uso en cualquier momento.

La CFE tiene toda la facultad de tomar medidas ante el robo de luz. En el momento en el que se dé cuenta de que estás haciendo algo para pagar menos o no pagar, podrías tener algunas consecuencias.

Los “diablitos” son  muy  comunes en México, son aparatos hechos de madera, cartón, láminas que se colocan dentro de la caja de fusibles con el fin de alterar la lectura que realiza el medidor sobre el consumo de energía eléctrica.

Si la CFE descubre el uso de uno de estos aparatos procederá en primer lugar a cortar el suministro eléctrico, cobrar el consumo y por supuesto, a tomar acciones legales.

El artículo 368 del Código Penal Federal establece que cuando un usuario altera los equipos por los cuales recibe el suministro eléctrico o manipula las instalaciones de la compañía, debe recibir las siguientes sanciones:

  • Cumplir con 3 a 10 años de prisión.
  • Y pagar hasta 1,000 días de salario como multa, lo cual corresponde a más de 66,000 pesos.

De acuerdo con un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), México se encuentra por arriba del promedio en cuanto a pérdida de energía eléctrica en Latinoamérica, con 17%.

El “Análisis de las tarifas del sector eléctrico” de la Cepal, señala que son varias las naciones latinas que superan ese 16% en pérdidas de electricidad, lo cual se debe a la poca o nula inversión en el mantenimiento y modernización de sus redes de distribución.

México se ubica detrás de otros países que registran mayores pérdidas como Suriname, con un 19%; Guyana con 21%, Paraguay 24%, Jamaica 26%; Venezuela 29%, Honduras 30% y Haití 59%.

En dicho análisis se menciona también al precio inadecuado, mismo que en determinados sectores de la población, fomenta el uso ineficiente de la electricidad, y en este ámbito los subsidios tienen un papel crucial.

“Los usuarios que consideren su pago por el servicio como uno muy mínimo; tienden a desarrollar una ineficiencia energética”, señala el reporte.

También lee: Senado aprueba Miscelánea Fiscal 2022 en lo general