¿Habrá efecto regresivo con la estrategia de subsidio a gasolinas en México?

53
Subsidio y efecto regresivo
Foto: Pexels

El principal objetivo del subsidio implementado por el gobierno de México es “garantizar precios bajos de los energéticos” es que las gasolinas y la electricidad no suban más que la inflación.

Como se ha visto, para el periodo que va del 12 al 18 de marzo, el gobierno mexicano ha implementado al 100% el estímulo fiscal semanal en materia del IEPS a los combustibles automotores. Es la primera vez desde que el mecanismo está vigente que las gasolinas y el diésel reciben el subsidio completo por parte de la Secretaría de Hacienda.

Con esto se remarca que durante los siete días se dejarán de recaudar 5.49, 4.64 y 6.04 pesos por litro de combustible, en cada caso, y correspondiente a la cuota del impuesto.

Sin embargo, el impuesto que el consumidor no pagará y será cubierto por el gobierno, podría traer graves afectaciones a las finanzas públicas.

Aunque el incremento en el estímulo al IEPS ayuda a proteger el poder adquisitivo de la población de los aumentos en los precios internacionales del petróleo, es una estrategia regresiva que finalmente beneficiará más a las familias de altos ingresos. Ya que es ese sector poblacional el que hace un mayor consumo de combustibles y estaría dispuesto a pagar de más para su movilidad y transporte. En contraste, los hogares de menores ingresos destinan menor porcentaje de su ingreso disponible al consumo de gasolinas.

Después de los ingresos fiscales derivados del petróleo, del ISR y el IVA, el IEPS de gasolinas y diésel es una de las fuentes más importantes de ingresos del gobierno,

Por ejemplo, durante el año pasado, la recaudación del IEPS de gasolinas y diésel a nivel federal representó 5.5 % de los ingresos tributarios del gobierno. No obstante, en 2020 su contribución fue de 8.2%.

Así, la menor contribución del IEPS de combustibles en los ingresos tributarios del gobierno se lleva a cabo, precisamente, por el incentivo fiscal, con el propósito de mantener estables los precios al público y evitar el alza de precios en la gasolina.

subsidio efecto regresivo metv
Subsidio en los combustibles. Foto: Instagram/@renovamarcasmx

La recaudación del IEPS de gasolinas y diésel en 2021 se registró por debajo de los ingresos programados en la Ley de Ingresos de la Federación para ese concepto en casi 130 mil millones de pesos, lo que significa una pérdida en las finanzas públicas.

En este sentido, la recaudación del IEPS de combustibles aprobada en la Ley de Ingresos para 2022 es de 289 mil millones de pesos, sin embargo, Hacienda registrará menos por la aplicación del estímulo al IEPS, que actúa como subsidio, al que ahora se suma un estímulo complementario sobre el ISR y el IVA.

Esto se hace para que México sea uno de los países donde menos suben los combustibles automotores y sus precios se mantienen más baratos en su equivalencia en moneda nacional, como lo indican el presidente López Obrador y Ricardo Sheffield, titular de la Profeco.

No obstante, en la medida en que se reduzcan o diluyan los excedentes petroleros obtenidos por los fuertes incrementos en los precios del crudo, la capacidad del gobierno mexicano para mantener el subsidio de las gasolinas y el diésel llegará a un límite, pues el impacto además de verse reflejado en las finanzas públicas del país, también será así en las estatales, ya que una parte del pago de participaciones a entidades federativas y municipios, su principal fuente de ingresos, está referenciada al IEPS de combustibles.

Cabe señalar que subsidiar los energéticos, además de que no contribuye al cuidado del medioambiente, es una medida que tendrá efectos regresivos y que beneficia más a las familias de mayor poder adquisitivo, que destinan una proporción más elevada de su ingreso al consumo de gasolinas.

También lee: Desarrolladores rusos lanzarán Rossgram, la red social que sustituirá a Instagram