Inicio Economía y Finanzas Pemex podría enfrentar riesgos si cesa la exportación de crudo

Pemex podría enfrentar riesgos si cesa la exportación de crudo

Pemex busca cesar exportaciones de crudo

Pemex continúa con la intención de reducir exportaciones de petróleo

A pesar de que es una meta que ya lleva algunos años, Pemex continúa trabajando con la intención de no hacer más exportaciones de petróleo y busca que ese asunto quede resuelto para 2023. Sin embargo, dicha decisión podría causar daños colaterales. Ante lo que la empresa responde que esta estrategia es para fortalecer el rumbo energético de México.

Terminar con los envíos de petróleo al extranjero es bastante criticado porque podría desequilibrar el futuro petrolero mexicano y los ingresos pertenecientes a la hacienda pública. Pues segun analistas, con esta decisión, México dejaría de percibir ingresos importantes y la fuente principal de recursos, mismos que parecieran no plantearse al considerar esta estrategia.

Por ejemplo, recuperar el dinero tardaría años si se piensa en las sanciones por la cancelación de contratos y la pérdida de un lugar en el mercado internacional de crudo.

El coordinador de investigaciones sobre economía del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO), Jesús Carrillo, comenta que Pemex no ha dado a conocer el grave impacto de cesar las exportaciones, tampoco a plateado cómo se fijará el precio de su mezcla que, de acuerdo con sus planteamientos, se quedaría en el mercado interno para ser comercializado entre Pemex Exploración y Producción (PEP) y Pemex Transformación Industrial (Pemex TRI), que es la división de la compañía a cargo de la refinación.

La debilidad de plan de Pemex ha hecho que se generen especulaciones de lo sucederá con el precio de la mezcla y los ingresos. De fijarse con base en los movimientos internacionales, los analistas no ven grandes impactos, sin embargo si la compañía decide fijar un precio basado en sus propios estándares, esto podría ocasionar graves sanciones por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), donde la estatal ha colocado deuda, según las fuentes al interior de la compañía. Además de una baja en su calificación crediticia, misma que crearía un obstáculo de acceso a la nueva deuda.

Los bonos de la petrolera desde inicios de 2020 solo se han especulado y de fijarse el precio con base en las tendencias del mercado, entonces el riesgo quedaría en qué tan bien recibirían las agencias calificadoras el impacto y en la valuación de los tenedores de deuda, que podrían deshacerse de los papeles de la compañía por considerar que ha seguido una estrategia equivocada.

Ayer se anunció el término de un proceso de refinanciación en sus pasivos de corto plazo que, de acuerdo con un comunicado, “le permitió reducir en 3,200 millones de dólares la deuda de la empresa y disminuir en 10,500 millones de dólares su presión financiera”. Esto impacta al estatus de la deuda y demuestra que sería grave si en su estrategia se refinancian constantemente los pasivos.

Aquí cabe también considerar los acuerdos de exportación de Pemex. Ya que la estatal cuenta con contratos interanuales para la comercialización de su crudo al exterior y de acuerdo con un participante del mercado relacionado con procesos de la compañía, conlleva clausulas compensatorias y sanciones si se termina anticipadamente.

Cabe destacar que hay refinerías estadounidenses en el Golfo de México han sido puestas con el fin de funcionar con crudo mexicano y Pemex aún tiene contratos de larga temporalidad con las empresas estas empresas que son dueñas de los complejos. Un cese de exportaciones del lado mexicano llevaría a las compañías a mantenerse con crudos de semejante calidad.

También lee: Productos de la canasta básica siguen en aumento por la inflación en México

Salir de la versión móvil