Diálogos metropolitanos: el aeropuerto Felipe Ángeles y el nacimiento de una nueva centralidad metropolitana

86
Aeropuerto Felipe Ángeles
Aeropuerto Felipe Ángeles
Pablo Basáñez García
Pablo Basáñez García

Por: Pablo Basáñez García/Doctor en Administración Pública. Analista de temas municipales, de ciudad y gobernanza metropolitana.

 

 

 

El 21 de marzo del año 2022 se ha establecido como la fecha para la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en los terrenos de la Base Aérea Militar de Santa Lucia en el norte de la Zona Metropolitana del Valle de México. Su construcción ha estado acompañada de un gran debate nacional que inició con la decisión de cancelar, basados en una consulta popular y en supuestas anomalías y actos de corrupción, la obra del NAIM en terrenos del ex vaso del Lago de Texcoco.

El debate se ha centrado en la viabilidad aeronáutica de Santa Lucía, su conectividad, su lejanía con el Aeropuerto Benito Juárez y otros puntos de la CDMX, la ejecución de la obra a cargo de la SEDENA y un sinfín de posiciones en pro y en contra del proyecto.

Pero, independientemente de su finalidad como una gran terminal aérea, ¿Qué impacto tendrá para el conjunto de la Zona Metropolitana del Valle de México?

Más allá de intentar fijar una postura, ya sea desde las perspectivas de diseño del proyecto del lado tierra o del lado aire; esto es, desde la idoneidad del espacio aéreo o desde la construcción en sí misma que se da en los terrenos de Santa Lucía, es importante fijar nuestra atención en el impacto que la obra tendrá en la región norte del Valle de México.

Se trata entonces de mitigar al máximo los impactos negativos de la obra, mismos que pueden verse reflejados en temas como el medioambiental, la condición de las comunidades originarias de la zona, los efectos en el diseño de una nueva traza urbana y nuevos apetitos inmobiliarios que generen especulación sobre el suelo y el crecimiento desordenado de nuevos centros de población.

Lo cierto es que el Aeropuerto reconfigurará a toda la zona metropolitana, dando origen a una nueva centralidad metropolitana. Lograr que el proyecto genere oportunidades de desarrollo para quienes no son necesariamente usuarios de los aeropuertos, pero si, vecinos de la obra, es un reto de gobernanza que debe partir de un claro ejercicio de planeación.

Llegar a la imponente Ciudad de México a través del aeropuerto Benito Juárez y encontrarse desde las primeras aproximaciones a tierra con una periferia aeroportuaria caracterizada por comunidades con un alto nivel de marginación urbana y precariedad es un llamado de atención para el nuevo aeropuerto.

Desde el año 2019, la SEDATU, los gobiernos de los estados de México e Hidalgo y los municipios de Jaltenco, Nextlalpan, Tecámac, Tonanitla, Tultepec, Tultitlan,  Zumpango y Tizayuca, firmaron un convenio de coordinación para impulsar la planeación urbana y el ordenamiento territorial en la Zona Norte del Valle de México (con énfasis en el proyecto aeroportuario Santa Lucía) con la finalidad de llevar a cabo la elaboración del Programa Territorial Operativo de la Zona Norte del Valle de México (PTO-ZNVM). Este instrumento pretende incidir en el ordenamiento territorial, asentamientos humanos, desarrollo urbano y metropolitano, impulsando una planeación y promoción de la infraestructura, equipamiento y servicios metropolitanos entre los tres órdenes de gobierno. El Programa en mención se publicó el 6 de mayo de 2020.

Debe impulsarse que, con base en un desarrollo urbano integral, ordenado y sustentable, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles dinamice el crecimiento y fortalezca la diversificación económica de la región, abatiendo rezagos y carencias sociales, transformándose en una palanca para el desarrollo de la región.

Esta mega obra abre claras oportunidades para dinamizar la economía regional, diversificar sus actividades productivas, y utilizar la urbanización que lo acompaña para disminuir la desigualdad y la marginación en la zona.

Uno de los principales retos que enfrenta el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles es el de la conectividad. La autopista México Pachuca, el Circuito Exterior Mexiquense y el Arco Norte, son las actuales vías de llegada a la nueva terminal aérea.

Será fundamental la operación de la Línea Mexibús 1, que corre de Tecámac al Mexipuerto Las Américas en Ecatepec, y la Línea Mexibús 4 entre Tecámac y el Metro Indios Verdes en la Ciudad de México, las cuáles ofrecen una alternativa para que, con una ampliación de su infraestructura y modificaciones a la naturaleza de su servicio, el Aeropuerto en Santa Lucía cuente con una conexión eficaz a la red metropolitana de transporte masivo.

Adicionalmente, será de la mayor relevancia la ampliación del Tren Suburbano que viene de Buenavista, el cuál implicará la construcción de 35.6 nuevos kilómetros de vía sencilla, 4 nuevas estaciones y una serie de obras de infraestructura vial complementarias.

No sabemos que le depara el futuro a este ahora catalogado proyecto “de interés público y Seguridad Nacional”, lo cierto es que habrá de trastocar para bien o para mal la región en la que se encuentra. Se prevé en los 8 municipios de la zona del AIFA, un crecimiento poblacional de más de un millón de habitantes adicionales al 2052, que generará una demanda de 245 mil nuevas viviendas, según SEDATU. De acuerdo con el PTO de Santa Lucía, en la zona se encuentran abandonadas más de 117 mil viviendas. En el periodo de 1970 a 2015 la población de la región se multiplicó por 11, mientras que en el conjunto de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) apenas se duplicó.

Así, frente a esta obra se encuentra la gran oportunidad de revertir las condiciones de deterioro urbano que los municipios adyacentes experimentan. Se trata de una región que hoy día enfrenta severos problemas de tenencia de la tierra, abandono de viviendas, precariedad intraurbana, inseguridad, carencia de agua, insuficiencia de servicios públicos y falta de oportunidades de empleo y educación.

Del éxito de este ejercicio de planeación depende la posibilidad de generar un nuevo centro metropolitano, que beneficie al conjunto de la zona metropolitana y en particular al norte del Valle de México, que equilibre las condiciones de vida de esta zona con las del resto de la metrópoli y haga del AIFA algo mucho más que sólo un aeropuerto.

También lee: Diálogos metropolitanos: austeridad municipal y nuevos retos para los gobiernos locales

 


En Vivo