En esto gasta el INE además de las elecciones

30
INE
INE

¿En qué más gasta el INE, además de las elecciones?

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha advertido sobre los riesgos de sufrir un nuevo recorte presupuestal para 2022, una decisión que evalúa tomar la Cámara de Diputados.

El posible recorte de presupuesto —que es tres veces mayor al que tuvo el instituto en 2020— se aplicaría en un año con elecciones locales y cuando se prevé llevar a cabo la consulta sobre revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, esas no son las únicas actividades en las que gasta el INE.

¿Y quién le da el dinero al INE?

El Consejo General del INE es el encargado de aprobar el proyecto de presupuesto con el dinero que solicitará para el ejercicio fiscal del año siguiente.

La Secretaría de Hacienda recibe ese documento y es la que entrega a la Cámara el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), en el que se incluyen los recursos solicitados por todos los entes públicos: dependencias de gobierno, Poderes de la Unión y órganos autónomos, como el propio instituto.

Una vez hecho esto, la Cámara es la encargada de aprobar o hacer modificaciones al Proyecto de Presupuesto y, por tanto, de asignar los recursos al INE.

El presupuesto del INE siempre está compuesto por dos grandes rubros: el presupuesto base, que son los recursos necesarios para que el instituto realice sus actividades permanentes y todos los servicios personales, y la cartera institucional de proyectos, para actividades que no son permanentes y dependen del contexto anual y del número de procesos a realizar.

En 2022, el INE tiene la encomienda de colaborar en la organización de las elecciones en seis estados, para las que se considera una lista nominal de 11.6 millones de electores, la instalación de 21,068 casillas, la contratación de 708 supervisoras y supervisores, así como de 4,218 capacitadoras y capacitadores. Para ello se tomará dinero de la cartera institucional de proyectos.

El próximo año, también tendrá que organizar la consulta sobre revocación de mandato. Pero además de estos ejercicios, tiene otras tareas.

Por ejemplo, tiene la expedición y renovación de credenciales de elector, así como la actualización del padrón electoral. De acuerdo con Córdova, 28.4% del presupuesto base del INE se destina a estas tareas; en términos reales, se habla de alrededor de 3,719 millones.

El instituto también hace un gasto para la operación del sistema de voto por internet para los mexicanos residentes en el extranjero. Asimismo, debe realizar actividades de fiscalización de los partidos y de las campañas electorales —lo que cuesta alrededor de 338 millones—, llevar el Registro Federal de Electores y coordinar los módulos de atención ciudadana.

Además, se contemplan 3,498 millones para la operación de la estructura desconcentrada del INE: 32 juntas locales y 300 juntas distritales en las que labora el 70% de los miembros del Servicio Profesional Electoral. Otros 275.9 millones son para operar el sistema de monitoreo de radio y televisión en el país.

El INE también destina parte de su presupuesto para estas actividades:

  • Fortalecer la cultura democrática, la igualdad de género y la inclusión.
  • Fortalecer la gestión y evaluación administrativa y la cultura de servicio público.
  • Fortalecer los mecanismos de actualización de los procesos registrales.
  • Fortalecer el acceso a la información y protección de datos personales.
  • Fortalecer la equidad y legalidad en el sistema de partidos.

El gran recorte

Después de un maratónico debate de más de 50 horas y casi 2.000 reservas, el Palacio de San Lázaro ha aprobado la madrugada de este domingo el Presupuesto de Egresos para 2022. Con 273 votos a favor y 214 en contra la Cámara de Diputados cerró una discusión plagada de insultos y descalificaciones. A pesar de los casi dos millares de reservas que registraron los diputados de la oposición, los legisladores de Morena y sus aliados —Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista de México— lograron sacar adelante la propuesta del Ejecutivo que contempla una reducción de 8.000 millones de pesos para órganos autónomos. El Instituto Nacional Electoral (INE) y el Poder Judicial serán algunas de las entidades más golpeadas, mientras que los recursos para pensiones y para programas como Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro serán mayores en 2022. En total, se avaló el gasto de más de siete billones de pesos para el próximo año.

El presupuesto del árbitro electoral tendrá 5.000 millones de pesos menos para quedar con 19.736 millones. La reducción, prevista desde la entrega del presupuesto por la Secretaría de Hacienda, despertó numerosas críticas al interior del INE. El consejero Ciro Murayama, advirtió de que el inédito recorte les impedirá organizar el año que viene la revocación de mandato de López Obrador y que forma parte de una estrategia para desmantelar al órgano ante las presidenciales de 2024. Además, al Consejo de la Judicatura Federal (CJF) se le reducirán 2.935 millones de pesos y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) unos 65 millones respecto a los recursos del año pasado; se quedará con 5.284 millones.

Por el contrario, estos recursos se reorientarán a otras partidas como la de la Secretaría del Bienestar, que tendrá 2.457 millones más, la de Agricultura, que contará con 2.700 millones adicionales y la Secretaría de Salud, con 2.457 millones. Beneficiadas salen también las empresas paraestatales de energía: Petróleos Mexicano (Pemex) recibirá 636.281 millones de pesos, un incremento del 12,7%; y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tendrá un 4% más respecto a 2021.

Durante los cuatro días de discusión, la tribuna de San Lázaro se convirtió en un desfile de insultos, descalificaciones y gritos entre los diputados de Morena y la oposición. El legislador panista Jorge Triana aseguró que con la negativa de los morenistas para negociar el presupuesto están matando su propuesta de reforma energética. “Cuando venga el Presidente a pedirles cuentas sobre su reforma energética, recuérdenle que está muerta. Anoten bien la fecha, porque la mató la estulticia de los partidos que apoyan a López Obrador”, dijo.

Lejos de abrirse a la discusión de las reservas, los diputados de Morena, del Partido del Trabajo y del Verde Ecologista utilizaron su tiempo en tribuna para defender el “sentido social” de las cuentas para 2022. La legisladora morenista Maribel Aguilera afirmó que se avala un presupuesto con acciones concretas para rescatar a más del 60% de la población. “Se busca la prosperidad nacional en todos los estratos sociales con proyectos de alto impacto como el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el proyecto de Agua Saludable para La Laguna, cuya conclusión beneficia al país generando nuevos ingresos a la Hacienda pública”, expresó.

En este mismo sentido, la legisladora Alejandra Pani Barragán afirmó que la oposición quiere volver a tener la posibilidad de lucrar y condicionar los apoyos para generar una clientela electoral, con miras a los próximos comicios, porque no saben competir de otra forma.“Sus objetivos son claros: quieren que vuelva el saqueo, la corrupción y el total abandono en el que tenían el sureste mexicano; no quieren construir, no quieren el progreso y desarrollo nacional y tanta es su aversión al pueblo de México que lo que quieren es ver al país postrado ante los capitales extranjeros y privados”, acusó.

Las reservas que promovieron los diputados de la oposición por más de 8.000 millones de pesos fueron desechadas una a una por Morena y sus aliados. La propuesta de la Secretaría de Hacienda para 2022 pasó tanto en comisiones como en el pleno de Diputados sin cambios y ahora se turnará de nuevo al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Esta mañana, a través de su cuenta de Twitter, el presidente López Obrador celebró la aprobación del plan de gastos para el próximo año.

También lee: Cuidado con el concepto de tus transferencias bancarias


En Vivo