El FONSABI se debe fortalecer con un uso adecuado de sus recursos

El FONSABI es una herramienta del INSABI que financia principalmente 66 intervenciones de padecimientos de alto costo como algunos tipos de cáncer, trasplantes, el VIH, malformaciones congénitas y/o adquiridas, etc, destacó el Colectivo Cero Desabasto.

33
El FONSABI se debe fortalecer con un uso adecuado de sus recursos
Foto: estableman/Pixabay.

El Fondo de Salud para el Bienestar (FONSABI) se debe fortalecer y ampliar su cobertura por medio de un uso adecuado de sus recursos, de acuerdo con el Colectivo Cero Desabasto.

“En 2022, en la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (LIF 2022) se planea, de nueva cuenta, disponer de remanentes del FONSABI. El artículo décimo cuarto explicita que dichos recursos se usarán para la adquisición de las vacunas, la atención del Covid-19 y el fortalecimiento de los programas y acciones en materia de salud. Si bien es estratégico movilizar recursos para enfrentar la pandemia, esto no debe hacerse a costa de las y los pacientes del INSABI”, dice un comunicado.

Te recomendamos: A pesar del INSABI, aumenta la población que carece de acceso a los servicios de salud

FONSABI herramienta para financiar padecimientos 

El FONSABI es una herramienta del INSABI que financia principalmente 66 intervenciones de padecimientos de alto costo como algunos tipos de cáncer, trasplantes, el VIH, malformaciones congénitas y/o adquiridas, etc.

Según el Colectivo Cero Desabasto, “73% de sus ingresos se usan para financiar estas enfermedades y así evitar que las familias incurran en gastos catastróficos. La gran ventaja de que los recursos están depositados en un fideicomiso es que éste puede ir acumulando recursos para cubrir sus fines en el largo plazo, evitando que éstos tengan que regresar a la Federación año con año”.

Sin embargo, preocupa que los recursos del FONSABI se han reducido 44% en dos años pasando de 113,000 millones de pesos en 2019 a 64,000 millones de pesos en el segundo trimestre del 2021. Esta disminución tan importante de sus recursos obedece a tres reformas aprobadas en los dos últimos años.

Preocupante disponer de recursos del FONSABI

Por ello, la propuesta contenida en la LIF 2022 que pretende disponer de todo el remanente resulta preocupante por varias razones.

  • En primer lugar, porque, si bien es necesario atender la pandemia, esto no debe hacerse disponiendo de los recursos que están destinados a cubrir las enfermedades de alto costo de pacientes del INSABI, que no cuentan con un esquema de seguridad social. La disminución sustancial del patrimonio del fondo pone en riesgo la atención actual y futura de pacientes. Desde su  creación en enero de 2020, el INSABI eliminó la afiliación y amplió su cobertura a 68 millones de personas (16 millones más que el Seguro Popular). Este aumento elevará considerablemente los gastos del FONSABI. De hecho, el CIEP ha calculado que el presupuesto actual 4 del FONSABI puede ser insuficiente para financiar las 66 intervenciones con la nueva población objetivo.
  • En segundo lugar, resulta preocupante que las tres reformas recientes del FONSABI solo hayan dispuesto de sus recursos y no hayan tenido como propósito fortalecerlo. Si bien la existencia del Fondo es positiva, su cobertura es aún limitada, pues en las enfermedades que sí son financiadas hay umbrales de edad para el acceso y existen ciertos padecimientos de alto costo que aún no son financiados por el mismo.6 Entonces, el FONSABI, como instrumento del INSABI, tiene aún retos importantes de cobertura y accesibilidad. Incluso, preocupa que en los últimos dos años el gasto ejercido para financiar enfermedades de alto costo se redujo, pasando de 7 mil 715 millones en 2018 a 5,642 millones de pesos en 2020 (una disminución de 27%).7 Esto significa que cada vez se realizan menos intervenciones y se dan menos tratamientos para pacientes del INSABI con enfermedades de alto costo cubiertas por el Fondo. Adicionalmente, desde la llegada de la nueva administración, de acuerdo a datos públicos y algunos generados por la iniciativa Cero Desabasto, las instituciones de salud, incluido el INSABI, han enfrentado problemas en el abasto de medicamentos, que ponen en riesgo la integridad física e incluso la vida de pacientes. Esta problemática afecta también a pacientes cuyos tratamientos se pagan del FONSABI. De hecho, al menos la mitad de las 66 intervenciones cubiertas por el FONSABI son tipos de cáncer en niños, niñas y personas adultas, que no están recibiendo sus tratamientos de forma oportuna. Esto pone en evidencia que el FONSABI debe fortalecer su funcionamiento.
  • En tercer lugar, lo incluido en la LIF 2022 aún deja varias dudas. Por ejemplo, a cuánto asciende exactamente el remanente que quieren retirar y cómo se podrá dar seguimiento a la ejecución, gasto y destino del mismo, una vez que sea enviado a la bolsa común de la TESOFE. Por lo anterior, instamos al poder legislativo a discutir ampliamente las consecuencias de aprobar el artículo décimo cuarto transitorio de dicha iniciativa y buscar obtener recursos para la atención de la pandemia de otros rubros no tan prioritarios.

Exigimos a la Secretaría de Salud y el INSABI a fortalecer al FONSABI, ampliando su cobertura y efectividad, que se traduzca en que las personas que viven con enfermedades de alto costo reciban una mejor y más oportuna atención médica, evitando poner en riesgo su derecho a la salud y, en última instancia, su vida. El seguir retirando grandes sumas de dinero de su patrimonio, sin un análisis de cómo fortalecerlo, pondrá en jaque su funcionamiento presente y futuro, afectando sobre todo a pacientes del INSABI”, enfatizó el Colectivo.

También lee: Presupuesto del INSABI es insuficiente para atender a todos sus afiliados: CIEP


En Vivo