Sedentarismo: una grave amenaza para la salud

La lucha contra el sedentarismo se ha estancado, así lo señalan nuevos estudios que ponen el acento en la falta de actividad física entre adolescentes

23
Sedentarismo: una grave amenaza para la salud
Crédito: iStock Yuliya Apanasenka

En los últimos 10 años, no se ha presentado un avance significativo en la lucha contra el sedentarismo, al igual que en la reactivación física, algo que es especialmente preocupante entre los adolescentes, así lo sostiene en una serie de tres estudios recientes la revista médica The Lancet.

Menos del 20% mundial hace ejercicio

Los reportes elaborados por la publicación indicaron que solo el 19% de los encuestados declararon ser físicamente activos todos los días, a pesar de que la actividad física ayuda a mitigar algunos de los efectos negativos del exceso de tiempo frente a las pantallas (celulares, tabletas, pantallas, consolas portátiles).

Demasiadas horas sentados

El análisis global mostró que el 80% de los adolescentes escolarizados no cumple con las directrices recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 60 minutos de actividad física al día, y que apenas se ha avanzado desde 2012.

Te puede interesar: Familias mexicanas gastaron 40% más en salud en dos años

sedentarismo
Crédito: Pixabay

Además, el 40% de los adolescentes nunca va caminando a la escuela y el 25% permanece sentado durante más de 3 horas al día, además del tiempo en el que pasa sentado en la escuela y para hacer los deberes.

“Necesitamos desesperadamente explorar las consecuencias a corto y largo plazo que tiene la inactividad física en los adolescentesLa escolarización virtual y el distanciamiento social han reducido drásticamente la actividad física y han aumentado el uso de las pantallas, y las consecuencias de estos cambios podrían durar toda la vida”, señaló la autora principal del trabajo, la doctora Esther van Sluijs, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido.

Deportes, solo en televisión

El trabajo lamentó que los diversos gobiernos no usen la celebración de grandes eventos deportivos, como los pasados Juegos Olímpicos, para impulsar la práctica deportiva.

“Los grandes eventos hacen que la gente se interese por el ejercicio, pero algunos pueden pensar que ese deporte está por encima de sus capacidades o de sus habilidades, por lo que tenemos que ofrecer programas para la gente de todas las edades y niveles de actividad”, indicó Adrian Bauman, investigador de la Universidad de Sídney.

Oportunidades perdidas en la pandemia

La pandemia representa y representó una oportunidad perdida para potenciar el deporte, según The Lancet.

La pandemia proporcionó un poderoso catalizador para abogar por la actividad física, pero esta oportunidad se desaprovechó. “El ejercicio durante los confinamientos fue considerado una actividad esencial por muchos gobiernos de todo el mundo; la actividad física se consideraba tan esencial como la comida, el refugio y la búsqueda de atención médica. Las primeras campañas del gobierno durante el COVID-19 animaban al público a salir y hacer ejercicio. ¿Por qué entonces los gobiernos no pueden comprometerse a promover la actividad física como una necesidad humana esencial más allá e independientemente de COVID-19?”, señaló la publicación.

sedentarismo
Crédito: Pixabay

Asimismo, en el caso de las personas con capacidades físicas diferentes, los investigadores determinaron que tienen entre un 16 y un 62% más de posibilidades de no alcanzar las recomendaciones de actividad diarias.

Es un margen grande que está en función de los ingresos del país, el sexo o el nivel y el número de discapacidades.

“Necesitamos más investigación centrada en la gente con discapacidad, al igual que políticas concretas y cohesivas para asegurar que los derechos de estas personas se mantienen y se les permite participar en actividades físicas”, indicó un texto de Kathleen Martin Ginis, de la Universidad de Columbia Británica y una de las autoras de los estudios.

Falta de ejercicio, nocivo para la salud

De igual manera, los estudios de The Lancet señalaron que la falta de actividad física está vinculada a un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles como las cardiopatías, la diabetes y algunos cánceres.

Asimismo, los beneficios para la salud de hacer ejercicio, incluyen mejoras en la salud mental, la demencia y la función cognitiva, el sueño, la prevención de caídas y las lesiones relacionadas con las caídas.

 

 

 


En Vivo