Día Internacional de la Juventud: Jóvenes mexicanos en cifras

El potencial productivo de los jóvenes es enorme, sin embargo, el impacto de la pandemia a este sector de la población los ha excluido de la economía.

21
Día Internacional de la Juventud: Jóvenes mexicanos en cifras
Foto: jovenesconstruyendoelfuturo.stps.gob.mx

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU declaró el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud. La Asamblea recomendó que se organizaran actividades con el fin de incentivar el papel de los jóvenes y crear conciencia sobre los desafíos y problemas que enfrentan día a día.

25% de la población en México son jóvenes

En México habitan 31 millones de personas de 15 a 29 años, que representan el 25% del total de la población en el país, según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2020, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por grupos de edad, 10.8 millones tienen entre 15 y 19 años, y representan 35% del total; 33% (10 millones) están en el grupo de 20 a 24 años, y 32% (9.9 millones) entre 25 y 29 años.

La distribución por sexo presenta una ligera proporción más alta de mujeres (51%) que de hombres (49%). En el grupo de edad de 15 a 19, la proporción es similar; en los grupos de 20 a 24 años y 25 a 29 años, las mujeres tienen una proporción mayor.

Jóvenes, los más afectados por la pandemia

En el contexto actual, la crisis sanitaria por el Covid-19 ha impactado en mayor medida a este sector de la población, generando retrocesos en materia de educación, así como en las oportunidades laborales y sociales, en una etapa crucial en el desarrollo de su vida.

De acuerdo con el INEGI, se prevé que la pandemia tenga impactos significativos en los resultados educativos de la población joven, debido a la interrupción o disminución del aprendizaje y donde corren el riesgo también de experimentar una transición más larga y compleja hacia el empleo, siendo la población adolescente uno de los grupos más afectados.

El aumento del desempleo a consecuencia del Covid-19, ha dejado un impacto económico considerable en el mundo, siendo la población joven la más afectada; y pese a que esta situación ha sido una realidad durante años, es muy probable que esta condición incremente el porcentaje de jóvenes desempleados en comparación con el resto de la población.

En mayo de 2020, el confinamiento dejó desempleadas a una de cada seis personas jóvenes a nivel mundial, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En agosto de 2021, en México cerca de un millón de jóvenes de 20 a 29 años no han podido volver a trabajar, esta es la población con el mayor número de desempleados por el Covid-19.

Día Internacional de la Juventud: Jóvenes mexicanos en cifras
Foto: https://jovenesconstruyendoelfuturo.stps.gob.mx/

Más allá de los indicadores laborales, otro problema que hay que considerar, es el deterioro del bienestar emocional de los jóvenes que dejaron de trabajar o estudiar durante la pandemia, y quienes presentan el doble de probabilidad de padecer ansiedad o depresión, en comparación con aquellos que siguieron en sus labores.

La crisis laboral de los jóvenes requiere de acciones concretas por parte del sector público y de la responsabilidad social del sector privado. En este sentido, empresas como Nestlé han atendido a este llamado, incluso antes de la pandemia.

En 2013, la compañía de alimentos creó el programa global “Iniciativa por los Jóvenes”, el cual busca contribuir a la preparación y capacitación de jóvenes de entre 15 y 29 años, a fin de lograr su entrada eficaz al mercado laboral. El programa inició en 2015 en México y desde entonces ha beneficiado a más de 600,000 jóvenes.

Enorme potencial productivo excluido de la economía

De acuerdo con la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno, “esta generación tiene mayor escolaridad, mejor salud y mayor exposición y contacto con las nuevas tecnologías”, por lo que su potencial productivo es enorme, sin embargo, están excluidos de la economía.

A lo largo de la historia, las generaciones van cambiando, no sólo en su forma de pensar y ver las cosas, sino también en su forma de actuar y el siglo XXI, es un claro ejemplo de ello, ya que los jóvenes se enfrentan un mundo globalizado que, día a día, está en constante cambio.

Los Millennials, por ejemplo, reciben muchas críticas por ser sensibles. Pero, cuando se trata de su dinero, están empezando a ceder y a ahorrar más que la generación de sus progenitores.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), dos de cada 10 jóvenes en México ya ahorran para su retiro, y aunque parezca poco, el hecho de que el 20% de los jóvenes mexicanos ahorren para su futuro, es un gran logro de la educación financiera.

Cifras del Consejo Nacional de Población (Conapo), calculan que en México en 2021 habitan más de 10 millones de adultos mayores, y la juventud representa una cifra significativa de la población en el país que repercutirá en la economía del territorio mexicano.

Encontrar un buen empleo, comprar una casa e independizarse, es una tarea ardua que puede llevar años, pero lo es más aún en un entorno económico tan adverso como el actual. No obstante, las crisis son también sinónimo de oportunidad, y las dificultades despiertan el ingenio y la inspiración.

Hoy, muchos jóvenes buscan también su camino profesional en el ámbito del emprendimiento, dando forma a sus propias ideas y explorando nuevos modelos de negocio que les permitan ganarse la vida haciendo algo que les guste y además pueda aportar un impacto positivo al mundo.

La responsabilidad de rescatar a los jóvenes es un reto en marcha y reincorporarlos a sus empleos, allanar el camino hacia el futuro con oportunidades mediante la colaboración social, son acciones inaplazables.

También lee: 6 recomendaciones sobre covid-19 para jóvenes


En Vivo