Tips para obtener el empleo que quieres

La forma como te muevas depende de los objetivos que persigas. Tu preparación y convicción hacen la diferencia sobre lo que quieres y obtienes.

21
Tips para obtener el empleo que quieres
Foto: Free-Photos/Pixabay.

Para tu primer empleo, al igual que para el quinto o el décimo, requieres de las mismas capacidades: adaptación y cambio, simultáneamente.

La forma como te muevas depende de los objetivos que persigas. Tu preparación y convicción hacen la diferencia sobre lo que quieres y obtienes. A fin de cuentas, desarrolla una reputación laboral por la que siempre recibas ofertas de empleo en vez de que seas tú quien las esté buscando.

Te recomendamos: 4 consejos para padres que quieren iniciar su propio negocio

De acuerdo con la Condusef, estos son los beneficios obtener el empleo que quieres:

Beneficios 

Crecimiento y desarrollo personal:
Por medio del aprendizaje constante desarrollas competencias y habilidades que pones en práctica para seguir obteniendo resultados.

Mejorar tu calidad de vida:
Obtener el empleo que quieres responde a tus necesidades profesionales, económicas y vivenciales, entre otras. Por ejemplo, tu salario te permite obtener cierto poder adquisitivo. Lo ideal es aspirar a un sueldo que no solo te permita cubrir tus gastos regulares, sino que te otorgue la posibilidad de ahorrar e invertir para emprender y crecer tus proyectos.

Oportunidades de crecimiento profesional:
En la medida en que adquieres experiencia, se incrementan tus oportunidades de realizar actividades más interesantes y mejor remuneradas.

Relaciones interpersonales:
Aprovecha el gran nivel de interacción que por lo general ofrece el ámbito laboral. Fortalece vínculos con las personas que en el futuro podrían abrirte puertas hacia oportunidades que buscas en lo profesional.

Satisfacción y confianza:
Es producto de tu decisión. Quizá te resulte fácil porque las necesidades del puesto y tus habilidades sean congruentes, o quizá sea difícil por un sinfín de razones, lo importante es que asimiles lo que hayas hecho para adaptarte al reto y superarlo.

Las implicaciones de obtener el empleo que quiero:

Definición de tus objetivos:
Siempre busca dedicarte a lo que te apasiona. Lo importante es que te visualices en lo que te quieras desempeñar. Ello te dará la pauta de lo que necesitas para ocupar ese puesto. De igual forma, analiza a detalle todas las implicaciones del puesto que te resulta atractivo: actividad, horarios, cargas de trabajo, nivel de responsabilidad, prestaciones, y valora si realmente es lo que deseas. Por ejemplo, hay empleos que en apariencia son muy divertidos, atractivos o sumamente bien remunerados, pero quizá sean más demandantes o complicados, por eso asegúrate de tener el nivel de compromiso requerido.

Capacitación y actualización:
Un aspecto determinante es que elijas tu vocación: un oficio, una carrera técnica o una a nivel profesional, porque de ello depende qué tipo de perfil laboral tendrás y a qué tipo de trabajo podrás aspirar. Una vez definidos tus objetivos y tu vocación, te encuentras en un nivel de “tronco común”, es decir, conocimientos generales enfocados a un área determinada. Aspirar a ser el mejor siempre te demandará dedicar tiempo y recursos a especializarte. Es importante que sepas dónde las estarás obteniendo la capacitación y actualización adecuadas. Una herramienta útil para desempeñarte mejor contigo mismo y con los demás es que cuentes, o por lo menos comprendas, lo que son las habilidades gerenciales: liderazgo, trabajo en equipo, orientación a resultados, organización, comunicación efectiva, entre otras. Hoy día existe mucha información que te puede ayudar a estudiarlas.

Preparativos:
Es fundamental que te prepares para la solicitud de empleo. Considera que el proceso de reclutamiento puede incluir varias fases: entrevista de trabajo (capacidades profesionales como por ejemplo conocimiento del puesto y habilidades gerenciales), pruebas psicométricas (evaluación de tu perfil psicológico), estudio socioeconómico (evaluación de tu entorno familiar, social y económico), entre otros.

Tip: Sé tú mismo, honesto y seguro. Sé ambicioso pero, cuidado, querer “comerse el mundo a rebanadas” puede ser un arma de doble filo. Todo lleva un proceso de crecimiento. De igual forma, valora tu trabajo, no lo malvendas, establece por convicción la remuneración que te parece justa por lo que tú ofreces y, en la medida de las posibilidades, asegúrate de que se cumpla.

La Coparmex presenta 4 propuestas para recuperar el empleo
Capacítate para el empleo que quieres. Foto: Tumisu/Pixabay.

Cómo redactar tu currículum vitae (CV)

Investiga los rubros más estratégicos a incluir en tu CV de acuerdo al empleo que pretendes. Considera los siguientes aspectos mínimos:

  • Sé conciso y directo.
  • Incluye una descripción breve de tu perfil profesional en tres o cuatro líneas.
  • Cita únicamente tu último grado de estudios.
  • Menciona si hablas otros idiomas pero no con porcentajes.
  • Señala los cursos que respaldan tu especialización/actualización.
  • Haz énfasis en logros en vez de responsabilidades.
  • Utiliza una sola tipografía y colores atractivos.
  • Omite por completo errores ortográficos.
Investigación del puesto

Debes tener un conocimiento previo suficiente del empleo, empresa o industria a la que aspiras para estar en mejores posibilidades de competir. Mientras más sepas del puesto que pretendes, mayores posibilidades tendrás de destacar aportando ideas desde un principio. Esto será muy valorado en la entrevista.

A partir de la investigación que hagas del puesto, podrás saber si estás al nivel de lo requerido o en determinado momento sub o sobre-calificado para esa posición.

Algunas preguntas y respuestas clave durante la entrevista:

  • A qué aspiras en el puesto
  • Qué le puedes aportar tú a la empresa
  • Por qué dejaste el trabajo anterior o por qué quieres cambiar de trabajo
Cuáles son tus fortalezas y debilidades
Tips: No temas preguntar cualquier cosa que necesites para tú también evaluar lo que implica el trabajo. De hecho, preguntas inteligentes le darán un mayor valor a tu entrevista.

Busca dejar una buena impresión de ti tanto en el aspecto físico como de actitud: sé puntual, serio y respetuoso. Condiciones fiscales y administrativas de contratación (empleado de confianza/nómina, honorarios, free lance) Infórmate bien, sobre todo de las responsabilidades y obligaciones fiscales que adquieres al ser contratado. Busca que tu empleador te contrate en un esquema formal y con ello te permita acceder a todas  las prestaciones de Ley.

También lee: 4 aprendizajes y tendencias que nos ha dejado la pandemia


En Vivo