Retos del home office tras su regulación en México

De acuerdo con Juan Pacheco Del Rio, director en De la Paz, Costemalle-DFK, debido a la pandemia, el teletrabajo se convirtió en una realidad. La legislación tuvo que adoptar esta figura para eliminar la incertidumbre para ambas partes.

85
Retos del home office tras la aprobación de la reforma a la ley que lo regula en México
Foto: Edar/Pixabay.

A principios de enero entró en vigor la reforma a la Ley Federal del Trabajo correspondiente al trabajo en casa (teletrabajo o home office) que reconoce el desempeño de las actividades remuneradas sin la necesidad de la presencia física en un centro laboral.

Se publicó en el Diario Oficial de Federación (DOF) el decreto por el que se reforma el artículo 311 y se adiciona el capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo.

De acuerdo con Juan Pacheco Del Rio, director en De la Paz, Costemalle-DFK, debido a la pandemia, el home office se convirtió en una realidad. La legislación tuvo que adoptar esta figura para eliminar la incertidumbre en ambas partes.

Te recomendamos: Entra en vigor la ley que regula el home office en México

Para Pacheco del Rio existen diversos retos tras la aprobación de la reforma a la Ley Federal del Trabajo correspondiente al trabajo en casa (teletrabajo o home office).

  • Con los importantes niveles de desempleo formal, la incorporación de grupos menos representados en la fuerza laboral previo a la pandemia (mujeres, discapacitados físicamente, etc.), presionará aún más la necesidad de creación de empleo…y sigue sin haber inversión o incentivos.
  • Tomar en cuenta la confianza, soberanía del tiempo, respeto a la vida personal, voluntariedad y reversibilidad, como la posibilidad de volver al trabajo presencial.
  • Lograr que el acceso a la tecnología sea incluyente y no incremente las brechas entre trabajadores altamente calificados, que pueden hacer home office y capacitarse en línea, y aquellos de baja calificación que carecen de habilidades y herramientas digitales básicas.
  • Sin duda, el mayor reto será “el regreso” cuando termine la pandemia: la mayoría de los actuales teletrabajadores seguramente preferirá seguir con el esquema actual. De lejos.

Según el directivo, la rapidez del cambio tecnológico hace más apremiante la necesidad de acelerar el aprendizaje en el trabajo, incluyendo mecanismos como la capacitación a distancia.

  • Mejorar la conciliación entre el trabajo y la vida.
  • Incrementar la participación laboral de la mujer y de personas con discapacidad física, quienes, a menudo, se enfrentan con la falta de accesibilidad en la vía pública y en los lugares de trabajo.
  • Mucha mayor competencia por un mismo puesto: hay más gente competente luchando por obtenerlo (minorías que, ahora, pueden hacerlo desde casa).

“El teletrabajo puede darse en el sector público, no sólo en el privado. El cambio de modalidad de presencial a teletrabajo, deberá ser voluntario, salvo casos de fuerza mayor”, destacó Pacheco del Rio.

También lee: Legislación clara y consenso social deben orientar futuro del teletrabajo: OIT


En Vivo